EL POR QUÉ DEL ENCUENTRO

Hasta mediados de la década de los años noventa, la ADOPCIÓN era como la hija pródiga de la maternidad/paternidad; se recurría a ella en último extremo y, después, se intentaba ocultar su existencia familiar. Se devenía de épocas obscurantistas en este respecto y  se vivía con el lodo de aquellas lluvias.

Pero, afortunadamente,  nuestra  sociedad, nuestro pensamiento, nuestra vida en sí cambia de modos y formas en este tema tabú que era la adopción o el acogimiento y el  sol, la luz clara y las ganas de  ser padres y madres, hacen que se retome la adopción como forma familiar  sin tapujos.

La adopción, y especialmente la adopción internacional, hoy es una realidad en España. Cada vez son más las familias que se deciden por esta forma de paternidad/maternidad, y esto hace que sea necesario anticiparse a las necesidades que vayan surgiendo como consecuencia de esta nueva realidad. Nos hemos puesto e la cabeza del mundo en adopciones por habitante, y en el caso de Cataluña, los porcentajes superan las cifras históricas que se dieron en los países nórdicos en los años ochenta. El crecimiento de las adopciones internacionales desde finales de los años noventa hasta 2005 ha sido del 500 % aproximadamente. Los últimos datos reflejan un descenso a las cifras de 2003-2004 en 2006, que ha continuado suavemente a la baja en 2007.

Las cifras para Castilla y León son aproximadamente las mismas que para el resto del territorio nacional, situándonos en torno a las 600 solicitudes al año y unas 300 adopciones, aunque en 2006 y 2007 se ha notado un importante retroceso por la coyuntura de algunos países origen mayoritario de los menores adoptados.

Resultado de este espectacular crecimiento es la gran variedad de tipología de familias, hasta ahora prácticamente inexistente en nuestro país: familias adoptivas, familias interraciales, familias mixtas biológicas y adoptivas, familias monoparentales adoptivas,…., y una nueva problemática: vínculo afectivo, adaptación escolar, integración familiar y social, pérdida y abandono, racismo,… para la que la sociedad en general no se ha preparado: ni los medios públicos han sido capaces de actuar con previsión y aportar soluciones, ni los medios privados disponen de suficientes profesionales preparados y especializados, ni la propia sociedad ha podido asumir alguno de los cambios derivados de la adopción. Y posiblemente el número de demandas de atención desbordará todas las previsiones cuando llegue la adolescencia del grueso de los menores adoptados en la última década.

Se legisla para poner orden allí donde solo había vacíos y dispensas y, en el orden internacional, se da un salto cuantitativo de adopciones que aún hoy no sabemos casi ni cómo o por qué de tal respuesta social. El número de adopciones, sobre todo internacionales, aumenta de forma espectacular, pero al mismo tiempo también aumentan los problemas, el qué hacer ante situaciones incomprensibles e incomprendidas de nuestros menores adoptados. 

Es la realidad con que nos jugamos el futuro de nuestras familias; es por eso que unos encuentros entre familias adoptivas y técnicos especialistas pueden y deben marcar la realidad de lo ocurrido con la adopción y sus protagonistas, la familia: nuestros hijos e intentar volar hacia el futuro para que, a vista de pájaro, observemos la dimensión de los problemas y situaciones actuales y cómo se deben corregir para mejorar el devenir y evitar, en la medida posible, un fracaso familiar y, por ende social, que ni las familias, ni los técnicos deseamos.

Todo este colectivo de familias adoptivas, aunque con muchas cosas en común, es tan heterogéneo como el resto de la sociedad. Un buen número de ellas muestran una inquietud por prepararse y formarse en la post-adopción, otras se han agrupado en colectivos o asociaciones donde poner en común sus capacidades y esfuerzo.

Se habla de una “cultura de la adopción” y son las propias familias el mejor vehículo para transmitir esa cultura al resto de familias no integradas en los canales post-adoptivos y al resto de la sociedad. Algo que se hace aún más patente y necesario en el medio rural.

El realizar unas jornadas de este tipo, donde se encuentren los distintos actores del mundo de la adopción, para plantear las necesidades de cada uno y debatir las diferentes propuestas, se enmarca en la búsqueda de soluciones que permita anticiparnos en lo posible a esas necesidades futuras que mencionábamos.

 

  OBJETIVO

 

Puesta en común de las necesidades actuales y futuras del colectivo adoptivo y debatir sobre la respuesta necesaria por parte de las distintas administraciones y del sector profesional privado.

           

La primera premisa para alcanzar ese objetivo es llegar a un colectivo lo más amplio posible, y para ello se llevará a cabo la publicación de todas las conclusiones y trabajos de las jornadas, a modo de Guía, y que pueda servir como referente para las actuaciones futuras de todos los sectores implicados en los procesos de adopción.

 

DESTINATARIOS

 

Todos los agentes que intervienen en los procesos adoptivos, pero otorgando un protagonismo especial a las familias y a las necesidades y demandas que éstas planteen.

Cuantitativamente supone, y por este orden: 220 familias socias de la Asociación Regional de Familias Adoptantes de Castilla y León, ARFACyL; las familias que han realizado alguna de las 2.800 adopciones internacionales o 900 nacionales, en los últimos 10 años en Castilla y León; las más de 3.500 familias integradas en las asociaciones de todo el territorio nacional que forman la Federación Coordinadora de Asociaciones en Defensa de la Adopción y el Acogimiento, CORA; y por extensión a todas las familias adoptivas españolas.

El resto de colectivos a los que se dirigen estas jornadas son:

  • Técnicos en servicios sociales de las CCAA y del Gobierno central.
  • Técnicos de las Entidades Colaboradoras en Adopción Internacional, ECAIs.
  • Profesionales y terapeutas especialistas en la problemática adoptiva.
  • Formadores de familias adoptivas.
  • Juristas y estudiosos de la adopción.

          ENCUENTRO       FORMATIVO NACIONAL DE FAMILIAS, PROFESIONALES Y TÉCNICOS EN ADOPCIÓN